Una laguna esmeralda en el fin del mundo (en Ushuaia, Tierra del Fuego)

Comparte esta notaUshuaia es la llamada “ciudad del fin del mundo”, y está en una región que brinda imágenes inolvidables. Esta ciudad emplazada en un pasaje majestuoso protagoniza una tierra indómita […]
Comparte esta nota

Ushuaia es la llamada “ciudad del fin del mundo”, y está en una región que brinda imágenes inolvidables. Esta ciudad emplazada en un pasaje majestuoso protagoniza una tierra indómita por naturaleza, un territorio de un clima frío donde se pueden vivir las cuatro estaciones en el día.

Imagenes (*) Matías Callone

Los paisajes aquí son los protagonistas y tienen un rasgo distintivo que se puede extender a gran parte de Patagonia: las montañas del cordón andino se roban las miradas, y la erosión del agua y glaciares modelaron lagos y valles a veces cubiertos de bosques, y gran parte del año por nieve.

En mis viajes (ya lo saben si me siguen en el blog o en Instagram) procuro visitar un destino, y en lo posible conocer sitios singulares. Viajar a Ushuaia y saber de un lago esmeralda a 20 kilómetros de la ciudad no remite demasiada resistencia en mis planes viajeros. Ese fue uno de los planes del día en mi paso por el fin del mundo. Es una excursión que se puede hacer por libre. En el lugar donde empieza el sendero hay un centro de bienvenida.

Ushuaia

Ushuaia

 

Tras dos horas de caminata atravesando bosque de lengas, ríos, tramos sinuosos con algo de barro o lodo, se llega a la orilla de este estanque de tono inusual (a causa de sus aguas limosas alimentadas por los deshielos). El color se aprecia mejor sobre todo cuando el sol acompaña nuestra pequeña aventura.

En esta imagen puedes ver abajo la Laguna Esmeralda (que no es demasiado grande) y su entorno:

Ushuaia

El recorrido no tiene demasiada dificultad ni desnivel, y está bien señalizado con marcas en los árboles. Solo se requiere contar con un calzado y ropa impermeable por la lluvia (y por lo húmedo del terreno).

El despliegue de colores, y el juego de reflejos con el agua esmeralda y el bosque es hipnótico.

Ushuaia

Ushuaia

 

Ushuaia

Si avanzamos un poco más ascendiendo la montaña desde la laguna, el paisaje se vuelve aún más especial: aguas limosas entre los bosques fantasmales, efecto de depredadores como los castores, que son especies invasoras ajenas al ecosistema autóctono:

Ushuaia

Podría resumirse que el paisaje parece un sitio de fantasía:

Ushuaia

Todo el paisaje y recorrido es imponente: estaremos siempre rodeados de montañas con sus picos nevados, o rodeados por el bosque húmedo. Una vez en la laguna, observaremos hacia lo algo de la montaña el glaciar Ojo Albino que alimenta el lago.

Como llegar a Laguna Esmeralda: desde Ushuaia hay que seguir la ruta 3 hasta el llamado Valle de Lobos, donde un cartel indica el destino “Laguna Esmeralda”. También hay agencias de excursión que se ocupan de resolver el transporte desde nuestro hotel además de proveer un guía. Pero si lo prefieres se puede hacer el sendero por libre llegando con transporte público que sale desde el centro de la ciudad (en temporada de verano).

Para finalizar, aquí tienes la ubicación de Laguna Esmeralda en el mapa:

(*) Todas las imágenes pertenecen a Matías Callone bajo licencia Creative Commons

Fuente: https://101lugaresincreibles.com