El día en que un presidente transandino llamó a unificar a Chile y Argentina para crear los Estados Unidos Hispanoamericanos

Comparte esta notaEl el 28 de febrero de 1953, Juan Domingo Perón sentenció: “Desde hoy los chilenos serán considerados compatriotas por todos los argentinos, y ésta debe ser una consigna […]
Comparte esta nota

El el 28 de febrero de 1953, Juan Domingo Perón sentenció: “Desde hoy los chilenos serán considerados compatriotas por todos los argentinos, y ésta debe ser una consigna de honor nacional”.

Corrían los primeros días de 1953 y Chile y Argentina disfrutaban de una muy buena relación bilateral, sustentada principalmente por la cercanía de sus dos presidentes. Mientras en la Casa Rosada gobernaba Juan Domingo Perón; en La Moneda, el mandatario chileno era Carlos Ibáñez del Campo.

 

ABC Perón
 Página del diario español ABC que informa sobre la idea de Perón de unir Chile con Argentina, en su edición del 17 de febrero de 1953. / ABC de España

Ibáñez y Perón no solo tenían una cercanía personal, sino que también respondían a un perfil similar. Ambos eran militares, eran reconocidos por su inclinación a los gobiernos dictatoriales y populistas. El general Ibáñez había llegado al poder por primera vez en medio de una profunda crisis institucional. Ganó unas elecciones poco democráticas por el 98% de los votos como candidato único y desarrolló un gobierno con dos ejes: un fuerte acento en lo social y fortalecimiento del Estado. Pero la depresión de 1929 puso fin abruptamente a su administración.

Carlos Ibáñez y Juan Perón
Los presidentes de Chile y Argentina, Carlos Ibáñez del Campo y Juan Domingo Perón, respectivamente. / Getty Images

 

Después de perder dos elecciones, en 1952 ganó la presidencia con un 46% apoyado por varios partidos de izquierda y regresó a La Moneda, esta vez por por la vía democrática.

Al otro lado de la cordillera, en tanto, Perón siguió con detalle el primer gobierno de Ibáñez a fines de las década del 20. El turno del líder del Justicialismo llegaría recién en la década de los 40, cuando un golpe de Estado puso a los militares en el poder. Perón no fue uno de los líderes, pero si comenzó a trabajar en el gobierno y reforzó sus vínculo con los sindicatos.

El golpe fue en 1943 y ese mismo año la dictadura militar creó la Secretaria de Trabajo Nacional, donde Perón fue designado como su cabecilla. El entonces coronel inició ahí su labor con las fuerzas obreras.

Ya en 1944, Perón era un referente al interior de la dictadura gracias a sus ideas nacionalistas y populistas. Rápidamente la sociedad argentina se polarizó entre peronistas y antiperonistas. En 1946 Perón gana las elecciones presidenciales con 52%, y de inmediato inició un gobierno marcado por medidas populistas y de culto a su personalidad.

En 1952 Perón asumió su segundo gobierno, el mismo año en que Ibáñez inició su segundo periodo presidencial.

LA UNIÓN CHILENO-ARGENTINA

Para graficar la cercanía entre Chile y Argentina, Perón decidió que su primer viaje al extranjero como mandatario sería… Santiago de Chile, pero antes tenía preparado una sorpresa: planear la unión chileno-argentina.

Juan Perón
Juan Domingo Perón hablando a las masas. / Getty Images

 

En la previa a su viaje a Chile, los primeros días de febrero de 1953, el mandatario transandino dio varias entrevistas a medios chilenos, para “calentar” su arribo a la capital chilena. Una de esas fue a José Dolores Vázquez, director del diario La Nación de Chile, con quien mantenía un especial vínculo. Relajado, Perón sorprendió al mundo al plantear la génesis de una nueva nación: Los Estados Unidos Hispanoamericanos, para hacer contrapeso a EEUU y que esta nueva nación debería nacer de la unión de Chile y Argentina.

“Estamos escribiendo la historia de los próximos siglos. Si Chile y Argentina logran la unidad, como yo espero, constituirán el núcleo central de la unidad Iberoamericana. Más tarde vendría la unión con otras naciones, como Brasil. Si el pueblo argentino debe poblar las calles para clamar por la unión con Chile, lo hará y derrotará así los intereses privados que pueden oponerse a ella”, aseguró el presidente argentino en la entrevista.

Perón agregó: “Los gobernantes convencen y yo convenzo a mi pueblo de las cosas que son buenas para él y para Hispanoamérica. Mi pueblo comprende y hace lo que yo le pido”, sentenció.

Ante su visita a Chile, Perón fue claro: “Iré a proclamar la unión indestructible entre Chile y Argentina. La unidad que no hicieron O’Higgins y San Martín la pueden hacer Ibáñez y Perón (…) El pueblo chileno comprenderá”.

Carlos Ibáñez del Campo
Presidente de Chile, Carlos Ibáñez del Campo. / Getty Images

 

En el libero “Historia del Peronismo”, de Hugo Gambini, se narra´que Perón llegó a decir en la entrevista con Vázquez que “regalaremos a Chile la carne y el trigo que su pueblo necesite’. Y cuando Vázquez le advirtió que los chilenos creían que la Argentina buscaba anexarse a ese país, se encogió de hombros, soltó una carcajada y contestó: ‘Estoy dispuesto a que Chile se anexe a la Argentina…”.

Según Gambini, “esta última frase empeoró todo, porque en lugar de ser entendida como un chiste, se la interpretó como una confesión de intentos expansionistas. Para suavizar llegó un cronista de El Imparcial y le dijo: ‘Por favor, ponga claro que no hay que confundir unidad con anexión”.

EL DECÁLOGO DE PERÓN

El mandatario argentino visitó Chile y fiel a su costumbre, maravilló a las masas, recorrió Santiago, Valparaíso y Concepción. En su travesía a la ciudad penquista en tren, en cada estación salió a saludar a la gente en pijama.

Juan Perón y Evita Perón
Evita Perón junto a Juan Domingo Perón. / Getty Images

 

Pero tras su regreso a Buenos Aires, el 28 de febrero de 1953, el gobierno transandino emitió un decálogo para la unión chileno-argentina. En el primer punto se lee “(los argentinos) debemos trabajar por la grandeza de Chile y por la felicidad de su pueblo con la misma fe y con el mismo amor con que trabajamos por nuestra propia felicidad”.

El punto siguiente era más categórico: “Desde hoy los chilenos serán considerados compatriotas por todos los argentinos, y ésta debe ser una consigna de honor nacional”.

Más allá del debate si esta arremetida comunicacional peronista buscaba expandir las fronteras argentinas o buscaba una genuina unión chileno-argentina, todo que quedó sepultado cuando en 1955 un golpe de Estado acabó con el gobierno de Perón y sus sueños de los Estados Unidos Hispanoamericanos.

EL DETALLE DEL DECÁLOGO

El decálogo de Perón
Decálogo Perón 2

Fuente: https://www.publimetro.cl/